UNA VEZ EN LISBOA

Olor a gasolina, corcho y sardinas. La ciudad de los motoristas, los pantalones remangados, la brisa en la cara y las grandes caminatas. La ciudad perfecta para lucir botas de cuero de primera calidad.